Joana Aranda

CONSULTORA MARCA PERSONAL

INMOBILIARIA & EMPRENDEDORA

Cobrar es lo difícil

¿Cuánto cobro por lo que hago?

Esta es la pregunta del millón , ¿cuánto cobro por lo que hago?, ¿cuánto vale mi trabajo? …
Para muchas de nosotras es muy difícil valorar qué precio poner a la hora, y más si vendemos servicios  a priori intangibles. Lo realmente difícil no es trabajar… ¡es cobrar!

A menudo, y sobre todo cuando queremos conseguir clientes, nos debatimos entre no cobrar mucho para que el proyecto salga adelante y que nos contraten… o cobrar lo que creemos que es justo, que sorprendentemente, en muchas ocasiones ni lo sabemos.


Después de muchas consultorías, veo que esto es igual en diferentes profesiones: home stagers, decoradores, interioristas, consultores de marketing, coaches, etc.

Si cobramos poco, corremos el riesgo de ser percibidos como una propuesta de baja calidad.

Lo  barato inconscientemente lo relacionamos con calidad deficiente y baja confiabilidad.

Si no queremos ser percibidos como uno más, como una marca blanca, debemos convertirnos en unos profesionales » con marca». Y para esto debemos trabajar en nuestra marca personal.

Con esto no quiero decir que cobremos de más. Ni mucho menos. Sino que cobremos lo que pensamos que es justo. Pero atención… poner un precio justo no va a servir de nada si no somos percibidos por los clientes como la opción preferente. 

Se trata de ser bueno en lo que haces y comunicarlo para que te contraten. 

Y la pregunta del millón: ¿qué es lo adecuado? Una estrategia para poner  precio es pensar en nosotros mismo  y preguntarnos: ¿cuánto pagaría yo por el servicio que ofrezco? y ahí tienes la respuesta. Si tu crees que lo que das es lo mejor de ti, no puede ser barato ¿no?

 

La otra parte es la del trabajo gratis... como dice @guillenrecoloms: » lo gratis mata». Y cuesta mucho cobrar a amigos, familiares, etc. que como tu sabes de X, parece que no te cuesta… pero si que nos cuesta, muchas horas, cursos, masters, investigación, etc.

Y la otra parte es que con todo esto de las redes sociales, y el » buen rollismo» como dice Andrés Perez Ortega @marcapersonal, cualquiera que no te conoce de nada, te pregunta cosas de tu negocio y le tienes que contestar.. ¿Cómo?…  ¿pero que es esto? O te llama por teléfono y te tiene una hora al teléfono… y claro por educación no le vas a colgar.

¿Cómo poner limites a esto? Pues a mi personalmente me resulta muy complicado… Pero poco a poco voy poniendo límites. Podemos empezar diciendo que nosotros vivimos de ello y que si estamos dos horas con esta persona sin cobrar, esas horas estamos dejando de hacer otras cosas. Además, para mi, lo mas importante no suele ser el dinero, sino que te paguen. Porque quiere decir que te reconocen profesionalmente y que esto hace que te sientas valorada.

No es justo que tu vayas como una loca por quedar con alguien, que a menudo no te da ni las gracias. Y tu tiempo es oro, que puedes dedicar a muchas otras cosas: a trabajar, a tu familia, a tu rato personal…

El trabajo que realizas » by de face» lo deberíamos decidir nosotras mismas y no que decidan los demás cuando trabajamos gratis y cómo. Visto así, parece fácil ¿no?

También te puede ayudar este post de Andrés Perez Ortega @marcapersonal   Coste, salario, precio, valor e inversión personal .

Un abrazo

Joana